Cómo la tecnología puede beneficiar a los alumnos con necesidades educativas especiales

Cómo la tecnología puede beneficiar a los alumnos con necesidades educativas especiales

Pizarras digitales, móviles y tabletas así como plataformas y software específicos impulsan el cambio metodológico para este tipo de alumnado.

Impartir clases para alumnos con necesidades educativas especiales siempre ha sido un reto para los maestros, a pesar de que éstos cuenten con una amplia preparación y experiencia en este tipo de enseñanza. Sin embargo, la tecnología está impulsando un cambio importante para docentes y estudiantes.

Equipos como tablets, ordenadores y pizarras digitales están marcando la diferencia en el aula moderna, y pueden llegar a ser, en términos académicos, un factor de mejora significativa para el aprendizaje en grupos de estudiantes con algún tipo de discapacidad, ya sea de naturaleza física o intelectual.

A pesar de que los profesores pueden encontrar difícil dar clase a más de 30 alumnos con diferentes necesidades y capacidades, la llamada “tecnología de asistencia” (dispositivos y software diseñados específicamente para estudiantes con discapacidades) puede ayudar a los docentes a personalizar las lecciones y mejorar las habilidades de cada alumno.

Cautivar a los alumnos

De acuerdo con estudios recientes, los alumnos con ciertos problemas de aprendizaje, suelen tener más facilidad en el manejo de herramientas tecnológicas aplicadas a la educación. En el caso de alumnos con discapacidades físicas, la tecnología puede llegar a ser clave para acceder a oportunidades de aprendizaje que antes les estaban vedadas.

La tecnología de asistencia (dispositivos y software para ayudar a los estudiantes con discapacidades) a menudo puede ayudar a los maestros a personalizar las lecciones y mejorar las habilidades de cada niño .

Los lectores electrónicos, por ejemplo, ayudan a los estudiantes a pasar páginas de libros sin necesidad de destreza manual, mientras que el software de reconocimiento de voz les ayuda a responder a preguntas sin necesidad de escribir. De igual forma, los ordenadores les resultan mucho más atractivos que los tradicionales libros de texto, y les permiten estar concentrados durante más tiempo.


En noviembre de 2016, Kathryn Nives escribía en Edutopia:

Uno de los mayores problemas que encuentro como docente (…) es la autoestima de los estudiantes en mis clases. Después de años de experiencias académicas decepcionantes, su confianza es baja y su motivación ha disminuido. Combinando esos puntos con la presión de los compañeros, la intimidación y el estrés de la escuela media, los estudiantes no tienen una visión positiva de su educación

En mi clase, la tecnología es una herramienta para el empoderamiento: crea un espacio colaborativo e innovador para los estudiantes. Junto con más de 50 millones de educadores y estudiantes, principalmente utilizo G Suite for Education de Google, un completo paquete que combino con nuevas herramientas como Google Classroom.”


El cambio impulsado por las tabletas

Las estadísticas y encuestas realizadas hasta la fecha desvelan cómo las tabletas están ganando cada vez más protagonismo en las aulas. Ya son muchos los que defienden que éstas deberían remplazar a los libros de papel, y casi todos están de acuerdo en que será cuestión de tiempo el que lo hagan definitivamente. En el caso de alumnos con necesidades especiales, esta tendencia se hace aún más necesaria.

El uso de tabletas y mPrimera tableta para invidentesóviles es también importante, si no imprescindible, en zonas en las que el acceso presencial a las aulas es limitado, sobre todo cuando hablamos de alumnos con dificultades de movilidad. En estos casos, el aprendizaje a distancia suele ser la única opción viable para garantizar que los alumnos no queden excluidos de la educación. 

Pero, ¿y qué pasa cuando un estudiante no es completamente capaz de manejar y navegar un dispositivo? En estos casos, investigadores y empresas tecnológicas de todo el mundo siguen trabajando con la finalidad de acortar esa brecha. Así, el año pasado nacía Blitab, la primera tableta en braille disponible para el público en general. Además, también se están desarrollando dispositivos con tecnología de reconocimiento facial, que permitan a los usuarios manejarlos únicamente con gestos faciales y oculares.

Según Shelli Mendel-Koeppl, presidenta del Capítulo de Dayton de la Sociedad de Autismo de América, existe un gran revuelo alrededor de la tableta en la comunidad del autismo. De hecho, el Capítulo Dayton de la Sociedad de Autismo considera que estos dispositivos son herramientas terapéutica tan valiosas que ofrece subsidios a las familias para comprar uno.

En el caso de los niños que carecen de habilidades motoras, las pantallas táctiles los benefician por ser dispositivos más intuitivos, ya que los ordenadores al requerir el uso de teclado y ratón, solían frustrarlos, creando en ocasiones el rechazo a utilizarlos. Las tabletas solucionaron en gran medida este problema, resultando en períodos de clase más productivos y gratificantes y mejorando la destreza motora y la autoestima de los alumnos.

Jeremy Brown, maestro estadounidense con más de dos décadas de experiencia en la enseñanza de alumnos con autismo, considera que “usar la tecnología táctil en tabletas parece casi natural para los estudiantes con autismo.

Activo en foros online sobre tecnología y educación especial, también forma parte de grupos como iTeach Special Education y el blog Teaching All Students.

Brown estima que entre el 80% y el 90% de sus estudiantes con autismo obtienen excelentes resultados cuando usan tabletas, y deja varias sugerencias de software y apps específicas para mejorar su enseñanza.

Personalizar planes de lecciones y aplicaciones

Es importante analizar a cada alumno individualmente, y entender cuáles son sus diferentes necesidades de aprendizaje. Las nuevas tecnologías en el aula permiten a los docentes crear planes de lecciones personalizados que evalúan y adaptan los contenidos a sus ritmos de aprendizaje. Dada la cantidad de opciones que existen, los docentes pueden elegir qué aplicaciones se adaptan mejor a sus métodos de enseñanza relevantes para la forma en que sus alumnos aprenden.

Está claro que comprender a los alumnos con discapacidad es esencial para que desarrollen las competencias necesarias para que se enfrenten a los retos futuros, logren la máxima independencia posible y encuentren con éxito su espacio en el mercado laboral.

 

 

Foto: freepik.com/Pressfoto.ru

Newsletter

Inscríbete en nuestra newsletter para enterarte de todas las novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *