#DifundeHistoria | De Twitter a YouTube: las redes sociales como espacio para la pedagogía

#DifundeHistoria | De Twitter a YouTube: las redes sociales como espacio para la pedagogía

Profesor twittero y youtuber, Carlos González ha puesto en marcha proyectos tan interesantes como #HistoriaEn3Minutos o #DifundeHistoria, propuestas con las que conjuga redes sociales y pedagogía para enseñar a sus alumnos a hacer un uso educativo y responsable de las herramientas digitalesa a su alcance.

Carlos González es Doctor en Historia Contemporánea, licenciado en Ciencia Política, graduado en Sociología y profesor youtuber y twittero. Su canal en YouTube, desde el que practica el aula invertida con sus alumnos, suma más de 4.000 seguidores y 600.000 reproducciones. A través de su web Historia en Comentarios, comparte artículos, vídeos y experiencias de innovación educativa en los ámbitos de la Historia, la Educación y la Ciencia Política. En Twitter, ha puesto en marcha propuestas pedagógicas tan interesantes como #HistoriaEn3Minutos, hashtag desde el que promueve sus vídeos y abre una vía de comunicación para que sus alumnos consulten dudas, hagan comentarios o pidan más vídeos.

Pero #HistoriaEn3Minutos no es el único proyecto en Twitter en el que se ha embarcado Carlos. Podemos hablar de #RenacimientoCigales, #ÉpocaDeRevoluciones o #MujeresHistóricas. Pero no te lo vamos a contar nosotros. Te lo va a contar él.


Contenido relacionado

Redes sociales y educación: ¿cómo enseñamos a hacer un uso responsable?

Estrategias educativas para un uso responsable de las redes sociales


Introducción: Twitter como herramienta pedagógica

Una noche del mes de mayo, a eso de las 23:10, tuve que intervenir para “desenganchar” a varios de mis alumnos de una actividad relacionada con mi asignatura. Así fue, a través de Twitter les recomendé que se fueran a dormir, pues ya no eran horas. Se trata de un suceso que no se ha vuelto a repetir, pero debo reconocer que, como docente, jamás olvidaré ese momento en que mi materia rivalizó con las series, los videojuegos, los reality shows y el fútbol profesional.

Desde que surgió allá por mayo de 2016, el proyecto #DifundeHistoria no ha dejado de depararme alegrías de ese estilo. No es la actividad más compleja e interesante desde el punto de vista educativo que he organizado hasta la fecha, pero sí la que ha despertado un mayor grado de motivación entre mi alumnado. Después de casi dos años y un total de cinco ediciones –en febrero iniciamos la sexta-, continúa deparándome sorpresas cada vez que lo ponemos en marcha.

A grandes rasgos, podría decirse que consiste en volcar en Twitter contenidos de un tema concreto sobre el que previamente se ha trabajado. Divididos en grupos de tres o cuatro personas, los estudiantes elaboran un material que, posteriormente, transforman en tweets que incluyen el hashtag correspondiente. Es entonces cuando la red comienza a llenarse de Historia, pero también de interacciones del alumnado con otros docentes, expertos en la materia, museos, periodistas y, por supuesto, compañeros de otros centros educativos.

#RenacimientoCigales, una experiencia satisfactoria

Si bien la primera edición de #DifundeHistoria se desarrolló en mayo de 2016, lo cierto es que llevaba tiempo dándole vueltas a cómo llevar Twitter a al aula como herramienta eficaz de aprendizaje. Quizá todo empezó en la primavera de 2014, cuando propuse a mis alumnos una actividad que consistía en fundar una empresa y darle publicidad a través de la red.

Ahora bien, ese ensayo demostró no ser muy satisfactorio y, sobre todo, me di cuenta de que no había dado con la tecla. Cuando lo logré, casi dos años después, me senté frente a mis alumnos y, con una cámara grabándome para poder compartirlo así con otros docentes, les expliqué #RenacimientoCigales.

Como su nombre indica, el proyecto se centraba en el arte de esa época, de tal modo que unos grupos se dedicaban al Quattrocento y otros al Cinquecento. Y, a su vez, cada uno de ellos a una serie de artistas de esos periodos. Durante una semana estuvimos trabajando los contenidos, convirtiéndolos en frases de ciento cuarenta caracteres, seleccionando imágenes… y, posteriormente, dedicamos tres días a volcar esa información en la red.


Contenido relacionado

Antonio César Moreno | WhatsApp como herramienta pedagógica |InnoBAR Alcalá


Además de lograr importantes éxitos en Twitter, como la colaboración de numerosos docentes, la participación de personas de casi una docena de países y captar la atención del Museo del Prado, el Thyssen-Bornemisza y el British Museum, #RenacimientoCigales demostró ser una actividad capaz de despertar la motivación del alumnado. En definitiva, el proyecto me permitió hacer más accesible para ellos el arte de esa época.

El crecimiento del proyecto: #ÉpocaDeRevoluciones y #ArteMedieval

Con la experiencia adquirida en esa primera edición, me puse de acuerdo con otros tres docentes de distintas comunidades autónomas –Virginia Capilla, Isabel García-Velasco y Vicente Alemany– para desarrollar una actividad similar entre todos. Con #ÉpocaDeRevoluciones buscábamos que nuestro alumnado aprendiera cuestiones relacionadas con acontecimientos tan trascendentales en la Historia Contemporánea como la Guerra de Independencia de las Estados Unidos y la Revolución Francesa.

Una vez realizado el reparto de los temas, seguimos un esquema similar al de #RenacimientoCigales: búsqueda de fuentes fiables, tratamiento de la información para adaptarla a Twitter y volcado de la misma en esa red social durante los días 25, 26 y 27 de octubre de 2016. Ahora bien, gracias a contar una cantidad mayor de participantes –una vez mas, altamente motivados-, logramos ser trending topic y, con eso, atraernos la atención de algunos medios de comunicación locales y nacionales.


Contenido relacionado

Raquel Aliaga | Clases de Historia a través de Facebook | InnoBAR Abonavida


#ArteMedieval tomó el relevo de los dos proyectos anteriores en enero de 2017. Ahora bien, si #ÉpocaDeRevoluciones había sido la apertura a la colaboración entre varios centros, esta nueva edición nos permitió entrar en contacto con el mundo universitario. Mientras nuestro alumnado volcaba sus contenidos en la red, estudiantes de Educación de la Universidad de Cádiz se encargaban de hacerles preguntas para que profundizaran sobre los tweets publicados.

Es necesario señalar que esos estudiantes de Grado del profesor Jesús Vélez estaban perfectamente organizados. Cada uno tenía asignado un grupo, de tal forma que únicamente interactuaban con ellos, aportando a los docentes de secundaria una valoración de su trabajo. Por cierto, también el número de participantes creció: en #ArteMedieval colaboraron nueve centros educativos de varias comunidades autónomas.

Las experiencias más recientes: #MujeresHistóricas y #RevoluciónEDU

Sin perder las señas de identidad forjadas en experiencias anteriores, las dos últimas ediciones de #DifundeHistoria, han incluido novedades que merece la pena señalar. Además de aumentar el número de participantes, algunos de ellos han optado por desarrollar actividades paralelas en Instagram con esas temáticas y el hashtag #historygram.

A esto se añade el carácter multidisciplinar de #MujeresHistóricas y #RevoluciónEDU. Ambas temáticas permitían que profesores ajenos a las Ciencias Sociales se integraran en el proyecto, ya fuera para hablar de mujeres dedicadas a la literatura, las matemáticas, la música… o con la finalidad de contar revoluciones en el mundo de la ciencia, la tecnología y las artes.

El trabajo de las competencias en #DifundeHistoria

Aunque considero que los beneficios de este tipo de actividades va mucho más allá del campo de las competencias, terminaré este repaso a la actividad haciendo referencia a las que trabajamos:

  • Digital: por el entorno en el que se desarrolla el proyecto (Twitter), está fuera de toda duda el trabajo de esta competencia. A esto hemos de añadir la labor previa de búsqueda de información en la red, así como el uso de soportes como ordenadores, tabletas y teléfonos móviles.
  • Conciencia y expresiones culturales: esta competencia se ha trabajado desde una doble perspectiva. Por una parte la comprensión de la cultura occidental desde el campo de la construcción del sistema político democrático, los derechos humanos y las libertades. Por el otro, a través de las obras de arte que, de un modo u otro, han inmortalizado esos procesos históricos.
  • Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor: cada uno de los grupos debía obtener la máxima repercusión en Twitter a través de una cuenta creada ex novo para la actividad. Con el fin de alcanzar el objetivo debían poner en marcha todo su ingenio, recursos e imaginación. En definitiva, aspectos que están íntimamente relacionados con esta competencia.
  • Social y cívica: la búsqueda de colaboradores -seguidores, personas que usen el hashtag o que les mencionen- requería el desarrollo de sus habilidades sociales.
  • Lingüística: esta competencia se trabajo de dos formas. En primer lugar transformando la información que obtenían hasta construir una frase de 140 caracteres con pleno sentido gramatical. Y, en segundo término, construyendo mensajes privados correctos y sugerentes capaces de convencer a usuarios de Twitter para que les ayudaran.

Innovación educativa | Casos prácticos


Imagen de portada propiedad de Freepik

Newsletter

Inscríbete en nuestra newsletter para enterarte de todas las novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *