Storytelling educativo: el poder de la narración en la transmisión de conocimiento

Storytelling educativo: el poder de la narración en la transmisión de conocimiento

Un mensaje resulta más efectivo si es capaz de despertar emociones y ese es uno de los pilares del storytelling educativo.

Por Isabel Rodríguez, periodista colaboradora en Realinfluencers


Los antiguos trovadores de la Edad Media sabían bien del poder de la palabra convertida en pequeñas canciones que daban fe de sucesos acaecidos siglos atrás. La versión moderna de estos ‘historiadores’ tiene mucho que ver con lo que hoy conocemos como storytelling, el arte de contar historias. El concepto en sí, no es sino una manera de referirse a una narrativa cargada de matices capaz de conectar con quien recibe la historia a través de un relato que despierta emociones.

Su aplicación práctica trasciende, incluso, del ámbito educativo. La publicidad, por ejemplo, ha reconocido en esta fórmula una poderosa herramienta para captar la atención del espectador y lo mismo ocurre en distintos estratos del ámbito empresarial como puede ser el coaching aplicado a la empresa. Pero ¿cuál es la clave que hace del storytelling un arma tan valiosa? El secreto reside no tanto en la historia sino en la manera de contarla y su capacidad para hacer que, oyentes o espectadores, conecten con ella hasta hacerla suya.

Storytelling, herramienta educativa para despertar emociones

¿Cómo aplicar el storytelling en las aulas? La labor del docente

Un análisis de esta práctica basta para descubrir el indiscutible poder de la narrativa en la transmisión y asimilación del conocimiento. Docentes de todo el mundo y durante muchos años han practicado el storytelling en las aulas, aunque, seguramente, la puesta en valor de esta fórmula en las últimas décadas, les haya permitido avalar con el reconocimiento popular, la efectividad de su labor.

Saber contar una historia es todo un arte y, en consecuencia, quienes apuestan por el storytelling como parte de su labor educativa, han de ser, en cierto modo, un poco artistas. Transmitir la información con emoción, plantear el relato desde la experiencia personal, tener claro que aquello que los alumnos recuerden de la historia es lo que debe contribuir a recordar lo aprendido, plantear retos que se resuelvan con el punto y final, hacer partícipes a los alumnos de la propia historia y empatizar son sólo algunas de las claves que hay que abordar desde el punto de vista docente para explorar el potencial de la narrativa en el aula.


Contenido relacionado

8 apps para practicar la animación educativa en tus clases

8 apps de animación para educación


Storytelling digital o narrativa digital

Así como la labor de los trovadores se fue reinventando con el paso de los siglos, el storytelling es una práctica que, hoy en día, encuentra en las nuevas tecnologías un gran aliado. La digitalización de las aulas y el aprendizaje ha supuesto una auténtica revolución a la hora de contar historias. Desde las pizarras digitales a las tabletas, pasando por aplicaciones móviles para desarrollar contenidos, la escuela se ha convertido en juez y parte de la era digital . El relato tradicional adquiere una nueva dimensión, valiéndose de los nuevos soportes para transmitir conocimientos y valores que despiertan la motivación de los alumnos que, en muchos casos, son protagonistas de las propias historias.


Contenido relacionado

#ProyectoCómic: aprender Historia escribiendo historias


El storytelling digital es una potente herramienta educativa que lleva implícita el desarrollo de cualidades tales como la creatividad, la comunicación o la colaboración entre el alumnado. Ellos son los que, a partir de las directrices o una materia determinada propuesta por el profesor, se convierten en creadores de historias que lo mismo pueden estar basadas en experiencias personales que en hechos históricos o, sencillamente, relatos informativos.

El proceso de elaboración de cada proyecto implica, necesariamente, su asentamiento sobre varios pilares fundamentales: enganchar a quienes reciben el mensaje, ser concisas, tener una estructura narrativa clara y apoyarse en recursos digitales. Con este punto de partida se lleva a cabo una concienzuda labor de creación que arranca sobre una idea. A partir de ahí los alumnos investigan al tiempo que aprenden y se preparan para escribir el relato, estructurando la historia y planificando cómo llevarán su guión a la práctica. La selección de los recursos y montaje posterior constituirá otro de los aspectos claves que culminará con una cuidada producción que habrán de compartir y comentar.

El poder de la narrativa en educación

La implicación de profesores y alumnos en el proceso de contar historias que permiten transmitir y asimilar conocimiento es una de las claves del éxito del storytelling. La versión digital de este recurso educativo añade un extra de atractivo a propuestas que van más allá de las metodologías tradicionales.

Desde este punto de vista, la introducción del storytelling en la educación permite desarrollar distintas competencias por parte de los alumnos tales como la creatividad, la comunicación lingüística o la competencia digital, algo que en el panorama educativo actual se antoja imprescindible. En el plano emocional, puede decirse que no sólo resulta motivador (dado que implica la conexión con y entre los alumnos) sino que, además, permite trabajar sobre multitud de materias e, incluso, de un modo transversal. El papel protagonista de los alumnos se traduce en un aprendizaje activo que, por otro lado, sirve para trabajar sobre las habilidades sociales de los mismos y sus relaciones.


Te recomendamos…

El poder de las historias | Eduardo Sáenz de Cabezón | TEDx

Newsletter

Inscríbete en nuestra newsletter para enterarte de todas las novedades

Comentarios

  1. Buenas herramientas de trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *