Profe Ramón “Es muy importante acercar a los niños a la cultura, en cualquiera de sus manifestaciones”

Profe Ramón “Es muy importante acercar a los niños a la cultura, en cualquiera de sus manifestaciones”

Profe Ramón es como conocen sus alumnos a Ramón Rodríguez Galán, un maestro de primaria que lleva ejerciendo desde 2003. También formador de docentes y profesor de universidad y máster, acaba de publicar un libro sobre la profesión y los retos diarios a los que se enfrenta.

¿Qué sueles tener en cuenta a la hora de diseñar tus clases?

Lo primero, las necesidades y la realidad de mis alumnos para partir justamente de ahí, de lo que a ellos les hace falta aprender.

Una vez que tengo claro que sus necesidades van a estar cubiertas, y sabiendo la realidad en la que voy a emprender el proyecto o la clase (infraestructuras, herramientas, tecnología, etc.), intento ofrecer algo que les enganche, que les motive y que en ocasiones también nos divierta.

En el último curso, “Las Gemas del Infinito están en nuestra clase”fue uno de los proyectos que más nos gustó. Este cubrió algunas necesidades básicas que sentí que debíamos trabajar

Los niños y niñas estaban muy inmersos en la temática de “Los Vengadores” y la nueva saga de películas de Marvel. Y yo, que soy muy friki de los superhéroes, no podía dejar pasar la ocasión.  Aproveché para plantearles los objetivos que necesitábamos trabajar y así aprender bajo una temática que nos gustaba a todos.

¿Qué ventajas e inconvenientes consideras que tienen el uso de las TICS en las aulas?

Las TIC nos brindan un infinito abanico de posibilidades y herramientas que pueden enriquecer mucho nuestras clases, pero ¡caminemos con precaución!

Me declaro muy fan de las TIC. Pienso que, en la medida de lo posible, la escuela debe tender puentes a la realidad que viven nuestros alumnos fuera de ella, donde la tecnología suele ocupar un lugar importante. Muchas veces son ellos mismos los que la usan (móviles, videojuegos, tablets…) o viven con adultos a los que ven usarla.

El caso es que la tecnología, en mayor o menor medida, ya ocupa un lugar en nuestra vida. Si los niños ven que en la escuela se usa la tecnología, verán otro nexo de unión más entre su escuela y su vida fuera de ella, y creo que eso es positivo.

Además tienen un gran poder a la hora de captar su atención, efecto que puede beneficiar también su concentración y motivación. Aunque, ¡cuidado!, que también podemos caer en algunos errores. Después hablaremos de eso.

Por otra parte, nos encontramos con la realidad de la escuela. Ahí ya cada uno vive una diferente, porque si no hay recursos tecnológicos ( red WiFi o un sencillo proyector), la cosa se complica demasiado. Siempre digo que, con los medios de los que dispongamos, brindemos a nuestros alumnos la mejor y más completa experiencia posible, y eso es lo que hacen cada día los docentes en sus aulas.

¿Qué beneficios tiene la tecnología frente a la enseñanza tradicional?

Yo no diría “frente a la enseñanza tradicional”, yo más bien diría que se deben complementar.


“Cojamos todo lo que nos sirve con nuestros alumnos. Todo aquello que les sea de utilidad.  Cosas que ya existían y otras nuevas que vaya encontrando por el camino de la docencia. Juntemos todas y hagamos nuestro propio “cóctel docente”.”


La tecnología nos puede ayudar mucho, pero no necesariamente abandonando otras formas de proceder, sino más bien complementándolas y enriqueciéndolas. Si algo ya no nos sirve… ¡fuera! Pero si sigue teniendo validez, sigamos y ampliemos con todo lo nuevo que vayamos descubriendo.

 

¿Cuales son los principales retos a la hora de aplicarlos en clase?

El principal reto es encontrarnos con la infraestructura necesaria para poder usarla. Los que tengan la posibilidad de tener dispositivos en clase para los alumnos, además de privilegiados, tienen el reto de saber darles rendimiento y usarlos con sentido.

Los que dispongan de un simple proyector, que intenten explotarlo al máximo y aprovechar el recurso que tienen. Pero, independientemente de los recursos tecnológicos de los que dispongamos, se nos presentan algunas dificultades y algunos riesgos que debemos contemplar:

  1. Para mí, uno de los mayores riesgos es la distracción que puede suponer. Debemos estar muy atentos a que la tecnología no suponga una distracción que aparte al alumno o la alumna del objetivo que pretendemos conseguir. Antes de brindarles la oportunidad de acceder a usar tecnología en el aula, tengamos muy claros nuestros objetivos didácticos y marquemos unas normas claras, con las consecuencias que pueden traer un mal uso de la misma.
  2. Por otra parte, aunque pensemos que ya todos tienen en casa Internet y dispositivos digitales, no debemos darlo por hecho, ni tampoco que vayan a usarlo a nuestra conveniencia. Debemos evitar que la tecnología se convierta en un elemento segregador, pues habrá alumnos que en casa puedan disponer de ella y otros que no.
    Si esto ocurre, lo mejor es que el uso de la tecnología en nuestros proyectos educativos se haga en la escuela.

¿De qué hablas en tu libro?

El libro nace de una pasión que es para mí la enseñanza, la educación.  En el libro cuento un poco lo que significa esto de ser maestro, lo que se siente en un aula, retos a los que nos enfrentamos y la convivencia con los seres más maravillosos del mundo: los niños.

Llevo unos años contando mis cosillas en Twitter @Profe_RamonRG. Ahora me han dado la oportunidad de poder coger el amor que tengo a esta profesión, a este estilo de vida para exprimirlo a tope y escribir lo que iba sintiendo de una forma mucho más especial e íntima. Así es como nació el libro de #soyMaestro. El título lo tuve claro desde el principio, no podía ser de otra manera.

Deseo que guste mucho, pero deseo aún más que sea útil. Espero que aporte y sume su granito de arena al mundo de la educación y que, todo el que lo lea, lo disfrute mucho. Para mí eso sería lo máximo. Estoy muy emocionado, creo que es un regalo haber podido participar en algo así.

¿Cuál es tu filosofía con respecto a la enseñanza?

Adoro mi profesión, me apasiona. Me gusta ser cercano con mis alumnos aunque eso es algo que sale solo, que se da con la convivencia de un día tras otro.

Creo que eso es lo que más me gusta, la convivencia del cole. Ese aprendizaje constante en el que, además de aprender Mates y Lengua, aprendemos a respetarnos, a vivir aceptándonos y enriqueciéndonos con nuestras diferencias.

Me encanta la convivencia del cole, me parece algo precioso que no todos tienen el privilegio de vivir cada día. En clase me gusta divertirme y creo que lo solemos conseguir cada día.

Me gusta que los alumnos aprendan a ser responsables, trabajadores, con capacidad de esfuerzo y sacrificio. Me gusta que sean autónomos y capaces de salir adelante, solventando los problemas que puedan ir encontrando por el camino. Es un trabajo complicado, pero me encanta ser testigo de cómo crecen y evolucionan, de cómo van avanzando y madurando.

Soy exigente. Cuando emprendemos un proyecto o una actividad, insisto en que lo hagan lo mejor posible, en que lo den todo y ayuden al máximo a su grupo de trabajo. Pero también busco retos y actividades que sé que les van a gustar, sintiéndose motivados e identificados.

Creo que entre todos conseguimos crear un clima de unidad, de equipo, que hace que todos y todas se sientan importantes y se esfuercen por el bien común y por el suyo propio.

Aunque me gustaría extenderme un poco más en este tema, simplemente quiero mencionarlo. Creo que es muy importante acercar a los niños a la cultura, en cualquiera de sus manifestaciones. Acercarles al ejercicio físico, que se muevan, practiquen deporte, tengan tiempo libre para jugar, que den rienda suelta a su imaginación, incluso que se aburran, que del aburrimiento salen grandes ideas.

¿Cómo ves el futuro de la educación en España?

Si miro a los docentes, lo veo bien, muy bien. Tendremos un futuro brillante.



“Siempre he dicho que los docentes son el gran tesoro de la educación de este país. Con su gran capacidad de trabajo y profesionalidad, suplen las carencias de un sistema que no nos ayuda demasiado.”


A los dirigentes, a los responsables políticos, un tirón de orejas. Creo que ya va tocando que se sienten de verdad a proponer medidas efectivas que ayuden a los docentes, a los alumnos y sus familias. Mantengo la esperanza, pero que se pongan las pilas, por favor.

¿De qué manera puede la educación generar cambios positivos en la sociedad?

Los docentes somos privilegiados porque cuando entramos en clase, estamos mirando cara a cara al futuro, pues el futuro está en cada uno de nuestros alumnos y alumnas.

Tenemos la posibilidad de, junto a la familia, ayudar a nuestros niños a crecer asumiendo unos valores básico. Valores como el respeto, la tolerancia, la amabilidad, el cuidado de nuestro planeta, el uso seguro y responsable de la tecnología y tantos otros. Siempre aspiro a que cualquier generación futura sea un poco mejor que la anterior, y está en nuestras manos darlo todo porque sea así.

Y siempre con la certeza de que el ejemplo del adulto es la mejor manera de comenzar a educar y a concienciar. De esta manera conseguiremos generar cambios positivos y reales en la sociedad. Insisto, familia y escuela debemos ir de la mano, trabajar unidos, en equipo, reforzarnos los unos a los otros. Así el cambio será real y duradero.

¿Por qué es tan importante el rol del docente en la educación?

Vivimos en un momento un tanto desconcertante. Estamos envueltos en un “boom” tecnológico para el que nadie nos ha preparado, lo estamos haciendo prácticamente sobre la marcha. Una sociedad en la que la información que recibimos es constante, casi abrumadora, y nos llega por muchas vías diferentes. Es fácil, en este contexto actual, dejarse llevar por información errónea o directamente falsa.

Un niño puede acudir a YouTube en busca de un vídeo para aprender a multiplicar por dos cifras. Sin embargo, él no va a ser capaz de distinguir qué vídeo le será más útil o qué vídeo le está dando una información errónea que le va a confundir más aún.

Un niño puede escuchar en la tele una noticia falsa, un dato erróneo que puede dar lugar a confusión. Si no tiene interés por investigar más, ese dato puede quedarse mal aprendido para siempre.

De ahí que el rol del docente sea más importante que nunca. Es cierto que no somos la única fuente información, pero sí que debe ser la fuente más fiable de información.  La fuente que sepa enseñar al niño a distinguir lo útil de lo que no es. Porque el docente siempre se adaptará a la necesidad de cada alumno.

El mejor recurso que jamás habrá en un aula siempre será el docente, siempre.

Newsletter

Inscríbete en nuestra newsletter para enterarte de todas las novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *