¿Deben profesores y alumnos interactuar en las redes sociales?

¿Deben profesores y alumnos interactuar en las redes sociales?

¿Cuál, entonces (si alguna), debería ser la relación entre docentes y alumnos a través de las redes sociales?

Por redacción BlinkEdTech

Las redes sociales empezaron cambiando la forma como comunicamos y nos relacionamos unos con otros hace un poco más de 10 años. Pero, siendo no solo un fenómeno reciente sino también sin precedente, las reglas de conducta que se han ido estableciendo bien como las cuestiones éticas que esta utilización levanta siguen manteniendo un carácter vago, disperso y poco consensual.

Especialmente delicado es este tema cuando estamos hablando de niños (o, quizás más adecuado, de menores de edad), profesores y colegios. En la presente realidad digital, todos estamos aprendiendo a manejar estas herramientas de forma progresiva y casi exclusivamente vía intento y error, pero, para gestionar un entorno educativo responsable y seguro para todos cuantos lo habitan, es esencial establecer normas y vigilar comportamientos. ¿Cuál, entonces (si alguna), debería ser la relación entre docentes y alumnos a través de las rr.ss?La seguridad de todos los alumnos debe ser la prioridad de cualquier centro educativo. Antes del adviento de las rr.ss ese celo quedaba restringido a la presencia física de los estudiantes en las instalaciones escolares, pero en el momento actual esa vigilancia ya no es suficiente.

Cumple a los colegios modernos que disponen de una integración tecnológica extensa controlar el uso adecuado de los dispositivos, los contenidos compartidos en su red, y las interacciones entre usuarios. Las rr.ss sin embargo escapan necesariamente a ese control. Sabemos que, por ejemplo, Facebook solo permite darse de alta a mayores de 13 años pero no solo es común que niños más jóvenes consigan eludir ese control como hay múltiples alternativas online cuyas restricciones de utilización son mucho más relajadas o incluso inexistentes.

Para gestionar un entorno educativo responsable y seguro para todos cuantos lo habitan, es esencial establecer normas y vigilar comportamientos

Se trata entonces sobre todo de un tema de mentalidades, de educar a todos los usuarios (alumnos y profesores; menores y mayores de edad) en el uso de las rr.ss. En este contexto urge colocar la cuestión: ¿debe un profesor aceptar a un alumno como contacto suyo – y viceversa – en las redes sociales?

Un problema de todos

La respuesta a esta pregunta no es sencilla ni tampoco categórica como de sí o no. Hay matices complejos, éticos y tecnológicos que deben ser ponderados. Quizás por esa razón las políticas de interacción digital varían de forma muy significativa según, región o colegio.

Un punto importante a la hora de definir las fronteras de lo que es y no es aceptable es que todas las partes puedan contribuir para la discusión. Además de responsables administrativos y jurídicos de los colegios, deben integrar este debate profesores y padres e incluso alumnos de todas edades aunque de forma exclusivamente consultiva.

Los maestros sirven de modelo para sus alumnos independiente de su edad. No es útil ni recomendable ignorar que profesores y alumnos utilizan las nuevas tecnologías y que su utilización en el aula supone la existencia de una relación digital entre ambos. No obstante, limitar esas interacciones a temas únicamente de índole académica parece algo lógico.

Por ser un tema complejo y con muchos matices, las políticas de interacción digital varían de forma muy significativa de país para país, de región en región, y de colegio en colegio

Los niños tienen dificultades para entender las consecuencias de sus acciones, tienen tendencia a confiar demasiado y disponen de filtros mentales poco eficientes. Desde la perspectiva de los niños o adolescentes, no tiene sentido no estar digitalmente conectados con las personas que conocen. Pero ¿hasta que punto es necesario o deseable que un alumno sepa cómo su maestra pasa sus fines de semana?

Es un tema no solo de seguridad para todos los implicados como también de decoro, porque, como sabemos, los entornos digitales en general y las rr.ss en particular suelen desinhibir a los usuarios abriendo camino a interacciones que normalmente no ocurrirían cara a cara.

Opiniones divididas

Un estudio reciente conducido por Debate.org apuntaba a un empate técnico entre los encuestados en contra y en favor del contacto docente alumno a través de las redes sociales (49% en favor; 51% en contra). Estas cifras, sin embargo incluyen a toda la gente. Cuando se filtran resultados de forma a incluir solo padres, las opiniones en contra suben considerablemente.

Argumentos en favor que se suelen incluir:

  • Las rr.ss pueden ser una muy buena herramienta para compartir recursos educativos.
  • Restricciones de contacto a este nivel colocan en cuestión principios constitucionales fundamentales como la libertad de expresión y de libre asociación.
  • Los docentes no suelen ser una amenaza para los niños sino una buena influencia y pueden utilizar las relaciones digitales con sus alumnos para controlar y educar sus comportamientos en el ciberespacio.
  • Cualquier ley o regla que se imponga será siempre muy difícil de hacer cumplir.

Un estudio reciente conducido por Debate.org apuntaba a un empate técnico entre los encuestados en contra y en favor del contacto docente alumno a través de las redes sociales

Algunos de los argumentos en contra más coumnes son:

  • Una relación docente-alumno no debe nunca ser de paridad. Las redes sociales promueven la idea de que esa “equivalencia” social sí existe.
  • Por su efecto desinhibidor, las rr.ss tienen tendencia a generar relaciones de naturaleza inapropriada, de carácter íntimo o sexual.
  • Restringir este tipo de relaciones servirá de aviso a los niños sobre los peligros que se enfrentan cuando están online.
  • El conocimiento por parte de los alumnos sobre la vida personal de su profesor puede dañar su autoridad académica

Prohibición anunciada en Estados Unidos

Aunque en Estados Unidos, uno de los países que tiene mayor tasa de utilización de internet, rr.ss e integración de tecnología en el aula, algunos educadores hayan encontrado las redes sociales como una excelente herramienta para llegar a los estudiantes que de otra manera podrían tener dificultad para hablar en clase o pedir ayuda, son muchos los que defienden la adopción de medidas legislativas para impedirlo.

Grupos de padres, administradores escolares y los legisladores demuestran preocupación de que los contactos online sin supervisión puedan conducir a relaciones inapropiadas entre los estudiantes y sus profesores. Una gran cantidad de relaciones sexuales entre estudiantes y docentes llevó al estado de Missouri a aprobar una ley llamada ‘facebook’ contra las interacciones entre estudiantes y maestros a través de medios sociales y mensajes de texto. No obstante, citando la libertad de expresión, la ley fue desafiada con éxito por los sindicatos de maestros como inconstitucionales.

Es clara la necesidad de establecer y hacer cumplir reglas claras en las interacciones en redes sociales entre profesores y alumnos

Pero se sigue debatiendo el tema, y ahora con mayorías aún más amplias en las dos cámaras del congreso, el respaldo de la Casa Blanca  y la facilidad de controlar los nombramientos de jueces federales, los legisladores conservadores estadounidenses plantean ir más lejos y hacer ilegal a nivel federal cualquier “relación” online entre profesores y alumnos. Confirmándose una ley de este tipo, eso implicaría sanciones para los docentes en casos de incumplimiento.

Independiente de la opinión personal que se pueda tener al respecto, lo que queda claro de todas las cuestiones levantadas por este problema es la necesidad de establecer y hacer cumplir reglas claras en este tipo de interacciones. Para la propia protección de los docentes, la seguridad de los alumnos y la tranquilidad de sus padres.

Y tú, ¿qué opinas?


Referencias


Foto: Freepik.com

Newsletter

Inscríbete en nuestra newsletter para enterarte de todas las novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *