Ciberseguridad en el aula y en casa: Día Internacional del Internet Seguro

Ciberseguridad en el aula y en casa: Día Internacional del Internet Seguro

Cuando hablamos de jóvenes y seguridad en Internet, dos enfoques muy distintos suelen mencionarse: control/monitorización y enseñanza de buenas prácticas.

Redacción BlinkEdTech

Hoy, 7 de febrero,celebramos el Día Internacional de Internet Seguro. Aunque la iniciativa va dirigida al público en general, los niños son los usuarios más vulnerables y a los que urge educar en el sentido de practicar un uso más seguro y responsable de la red, tanto en casa igual que en el colegio.

Repasamos algunos de los principales riesgos que suele suponer la utilización de Internet por lo más pequeños y compartimos algunos consejos para educar en una navegación seguro.Cuando hablamos de jóvenes y seguridad en Internet, dos son los principales enfoques, muy distintos uno de otro: control/monitorización y enseñanza de buenas prácticas. Los dos planteamientos tienen sus defensores y detractores, así como fortalezas y debilidades. Pero también pueden ser complementarios.

El cyberbullying es considerado por muchos expertos como el mayor riesgo online para los niños

Principales riesgos en el uso de Internet por parte de niños

Acoso

En Internet, el ciberacoso (o cyberbullying) toma varias formas y es diferente del acoso cara a cara que se puede observar dentro de los colegios. El Cyberbullying incluye, entre otros, enviar mensajes de odio o amenazar a los compañeros, difundir mentiras o hacer comentarios desagradables con la intención de humillar. La principal diferencia entre este tipo de acoso y el “tradicional” es la distancia entre agresores y víctimas, algo que provoca que no funcionen los habituales mecanismos de inhibición. El anonimato que Internet permite a los agresores y la libertad de no tener adultos cerca, son factores por los que el cyberbullying es considerado por muchos expertos como el mayor riesgo online para los niños.

Exposición a material inapropiado

A día de hoy, es posible encontrar prácticamente de todo en el Internet, incluyendo contenidos que no son apropiados para los más jóvenes, incluso ilegales. Existen diversos softwares de control y bloque de contenidos, pero los llamados “nativos digitales” suelen encontrar formas de eludirlos.

seguridad-digital-colegio

Robo de identidad

La gestión de datos personales es uno de los conocimientos más importantes que deben tener los usuarios navegando. Para los niños, sin embargo, esa consciencia no es tan clara. El robo de identidad, vía phishing u otros métodos, es mucho más frecuente de lo que se piensa, y aunque las identidades de los niños no suelen tener gran valor para los piratas informáticos, las de sus padres sí.

Compras o cargos abusivos

La facilidad para comprar productos y servicios online disparó el consumo a través de dispositivos móviles y, con ello, también los cargos abusivos. La adquisición de productos y servicios indeseados es uno de los grandes problemas al que se enfrentan los padres cuando comparten dispositivos con sus hijos.

Predadores sexuales

Diferentes expertos en pedagogía y tecnología defienden que no hay razones para que los niños creen perfiles en redes sociales, pero la realidad es que muchos lo hacen. Ese grado de exposición (con fotos, vídeos y detalles personales como edad y dirección), junto con el anonimato de los interlocutores, deja a los niños en una posición especialmente vulnerable.

Podría Interesarte

5 consejos para educar a tu hijo en un uso responsable de la tecnología

Niños y la seguridad online

Entonces, ¿cómo manejar estos riesgos para garantizar la seguridad de los más jóvenes cuando navegan por Internet?

La tecnología tiene muchísimas ventajas. Rompe barreras y acerca mentes de maneras que eran impensables hace menos de 50 años. Los mayores avances de nuestra civilización en los últimos años han venido de avances tecnológicos. Sin embargo, la alta velocidad a la que integramos los avances tecnológicos en nuestras vidas, es, hasta cierto punto, responsable de estos problema en ciberseguridad.

Desarrolladores, empresas y usuarios comenten en ocasiones el error de anteponer beneficios a seguridad. Por ello, no es poco habitual encontrar responsables del sector educativo que apuestan por un control absoluto, especialmente dentro del entorno escolar. Dicho control incluiría el bloqueo de sitios web, la supervisión de dominios, la restricción de permisos de navegación, o el uso limitado e incluso supresión de redes sociales.

“Bloquear y restringir sitios web no hace nada bueno para los estudiantes a largo plazo, pero enseñarles cómo estar seguros en línea les permite practicar buenos hábitos durante toda su vida. Internet es una de las mejores herramientas del planeta para mejorar el aprendizaje de los estudiantes. Es un montón de información esperando a ser devorado por mentes hambrientas. Sin embargo, también puede ser un lugar peligroso donde los estudiantes se encuentran solos y sin educación acerca de cómo manejar situaciones difíciles.”

Robert Lucas en Elearning Industry

En Estado Unidos, por ejemplo, muchas de estas medidas han sido implantadas en los centros educativos, pero los resultados no han sido eficaces. Según defienden algunos expertos, esto sucede principalmente por la falta de consonancia entre el control ejercido en el aula y la permisividad practicada en casa.

Estrategias para un uso más seguro del Internet

Un maestro es tan solo una parte de la ecuación necesaria para manejar este problema, pero hay varias estrategias para acercarse al tema en clase.

  • Involucrar a los padres: hablar con los padres sobre los peligros del uso inapropiado y animarles a hablar con sus hijos acerca de ello es una manera efectiva de asegurar que los estudiantes estén seguros en línea, tanto en la escuela como en casa. Dirigir a los padres a fuentes de información fácilmente disponibles puede ayudarles en esa tarea.
  • Proporcionar recursos a los estudiantes: la navegación responsable no es, en principio, un tema que apasione al alumnado. En lugar de obligarlos a ver un vídeo de una hora del que poco o nada van a retener, hay que buscar otro tipo de recursos que cautiven su atención. Juegos y vídeos cortos con testimonios de otros niños de edad similar que hayan tenido problemas con el uso de Internet, suelen ser bastante más útiles.
  • Alentar a los estudiantes a participar en el debate: en lugar de limitarte a explicar riesgos y hacer un listado de cuidados a tener y situaciones a evitar, crear escenarios ficticios y animar los alumnos a comentar sobre ellos es una buena forma de que se enteren sobre los peligros y entiendan mejor por qué y cómo deben protegerse. El objetivo es permitir que los estudiantes lleguen a su propias conclusiones y averiguar las respuestas por sí mismos. Estos escenarios son muy útiles para enseñar a los estudiantes cómo manejar situaciones dolorosas, incómodas o peligrosas.

El objetivo es permitir que los estudiantes lleguen a su propias conclusiones y averiguar las respuestas por sí mismos

Profesores y padres como guías

Para lograr el objetivo de un uso de Internet más seguro, es necesario que docentes y padres hagan su parte. Además de las estrategias ya mencionadas, hay otros detalles a los cuales estos guías pueden y deben dedicarse:

  • Monitorizar la actividad en redes sociales: no hablamos de estar siempre presente y mirando a todo lo que hacen, con quién hablan o qué fotos envían. Pero es importante, como amigos, acompañar la actividad en las redes sociales y estar involucrado sobre las relaciones online que mantienen los niños. Tener paciencia y no hacer demasiados juicios puede ser la diferencia entre establecer la confianza con los niños o no. Lo más negativo que puede pasar es que un niño se refugie en la mentira y el engaño.
  • Asumir compromisos: una promesa es una buena herramienta para transmitir a los más pequeños la importancia de algo. Los compromisos servirán como un recordatorio constante del conocimiento que tienen sobre seguridad en Internet y su deber de implementar ese conocimiento.
  • Practicar lo que se dice: siendo la confianza, personal y mutua, uno de los elementos claves en esta dinámica guía/alumnos, es especialmente importante dar el ejemplo y hacer lo que se está enseñando. Si un niño ve que su guía no respeta las reglas y consejos que defiende, esa confianza se pierde y será mucho más complicado hacerles entender que el peligro es real.

Newsletter

Inscríbete en nuestra newsletter para enterarte de todas las novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *