¿Cómo va a cambiar la Generación Touch nuestra relación con la tecnología?

¿Cómo va a cambiar la Generación Touch nuestra relación con la tecnología?

Parece seguro que tanto en el sector tecnológico, como en los educativo, social y (a muy corto plazo) laboral, será la Generación Touch la que dicte los términos.

Redacción BlinkEdTech

Hace tiempo que el término Millenials se generalizó en nuestro léxico diario, sobre todo en los medios de comunicación. Se trata de la generación que creció con las nuevas tecnologías, que no sabe lo que es vivir sin internet y que mira a un teléfono fijo como un producto que se puede encontrar en tiendas de parafernalia vintage o retro.

Pero mientras los miembros de la también conocida como Generación Y empiezan a llegare al rango de los 30-35 años, el colectivo comunicacional siente ya la necesidad de identificar a la próxima – la Generación Touch – que seguramente, y tal como su predecesora, cambiará radicalmente los actuales paradigmas sociales, laborales y educacionales.

Definiendo términos

Aunque no exista una definición definitiva con fechas de nacimiento concretas que puedan balizar las generaciones, es común identificar a los Millenials como los individuos nacidos a finales de los años 80 o principios de los 90 y que han pasado por su adolescencia durante la década de 2000.

Así, al largo de los últimos 10 años muchos de los elementos fundamentales de las nuevas tecnologías y productos digitales han cambiado de forma significativa, ya sea por su evolución y desarrollo naturales, o bien por petición específica de esta generación – la revista Forbes estima que solo en América del Norte existan alrededor de 80 millones de Millenials con un poder adquisitivo combinado de unos 200.000 millones de dólares anuales.

Del mismo modo que los Millenials abandonaron el ordenador personal y los portátiles en favor de los móviles, ahora es la Generación Touch la que rechaza los teclados y aquella información e instrucciones que no se presenten de forma interactiva en una pantalla

Según un estudio reciente, el 65% de los Millenials prefiere quedarse sin coche que sin móvil, lo que obligó a la industria tecnológica a adaptarse a la nuevas prioridades concentrando sus inversiones de I+D, por ejemplo, en aparatos móviles y redes inalámbricas. Ahora es la Generación Touch la que marcará el camino de la innovación a las empresas del mercado digital.

El ascenso de la Generación Touch

Del mismo modo que los Millenials abandonaron el ordenador personal y los portátiles en favor de los móviles, ahora es la Generación Touch la que rechaza los teclados y aquella información e instrucciones que no se presenten de forma interactiva en una pantalla

Hablamos de un grupo de personas para quienes la idea de libertad ya no va asociada con la movilidad física (para la Generación X de los años 90 ¿qué mejor que el coche para ilustraba la ilusión por la independencia?), sino con la que transmiten internet y el acceso a contenidos y productos digitales.

generation_touch02
65% de los Millenials preferiría quedar sin coche que sin móvil

Asimismo, hablamos de una generación que es especialmente exigente y revela poca paciencia para productos y servicios que no logran cumplir sus elevadas expectativas. Es una generación que creció acostumbrada a que todo funcione por vía del toque y ya no contempla que no sea así. Es, además, un grupo de jóvenes que entiende la dinámica detrás de la tecnología, que se muestra dispuesto a prescindir de su privacidad en favor de poder compartir contenidos y experiencias y que no tolera algo que no funcione en la más plena inmediatez esté donde esté.

El toque como elemento definitorio

Los teóricos sociales que han decidido nombrar a esta Generación Touch, lo hicieron por un motivo específico: al utilizar el toque como gesto de interacción por excelencia con los aparatos tecnológicos, su comprensión e instintos gestuales en un entorno de este tipo son fundamentalmente distintos de la generación que la precedió (cuya destreza se basaba en teclas, menús y submenús), y aún más de la anterior (para la cual el ratón, ventanas y carpetas fueron la interfaz que ayudó a construir sus procesos cognitivos).

Se trata entonces de un elemento definidor de la generación emergente y algo que determinará gran parte de los planes y desarrollos de las empresas de software y hardware más poderosas del mundo. Efectivamente, ya es incluso posible entenderlo observando como están pensadas las aplicaciones para dispositivos táctiles (independiente de su uso específico) desde la ubicación de iconos o pestañas, al ritmo con el que nueva información surge en pantalla o la intensidad con que es solicitada una interacción.

La comprensión e instintos gestuales de la Generación Touch en un entorno digital son fundamentalmente distintos de la generación que la precedió (cuya destreza se basaba en teclas, menús y submenús), y aún más de la anterior (para quien el ratón, ventanas y carpetas fue la interfaz que ayudó a construir sus procesos cognitivos)

Es aún importante notar que esta es una tecnología bastante reciente. Aunque dispositivos táctiles, en una u otra forma, existen hace más de 10 años, esta dinámica del toque solo se popularizó realmente en 2010 cuando salió a la venta la primera generación de iPads. En los últimos 6 años se ha extendido a un sin fin de dispositivos – desde lavadoras hasta coches – y eso pasó sobretodo por exigencia popular de la Generación Touch, lo que equivale a decir que nunca antes una generación claramente definida por su relación con una tecnología había asimilado dicha tecnología tan rápido y, por extensión, impulsado su ubicuidad en la vida de una sociedad.



Nuevos retos para la educación

También para la educación, la llegada de esta generación a los colegios supondrá retos de gran importancia, incluyendo el escepticismo de muchos docentes que, aunque reconociendo la importancia de las nuevas tecnologías en el aula, se muestran preocupados por la posibilidad de que todas las demás herramientas tradicionales de aprendizaje queden olvidadas.

En un reciente artículo publicado por el diario El mundo, un profesor confesaba “mis alumnos son incapaces de leer 150 páginas”. La solución será entonces buscar y desarrollar nuevas metodologías educativas como Flipped Classroom o Gamificación capaces de reunir los criterios y la calidad pedagógica que determinen los maestros, contenidos y formatos que generen interés a los alumnos y la tecnología que la cual asocian todo tipo de transmisión de conocimiento.

El tema promete ocupar expertos, educadores y desarrolladores por mucho tiempo y multiplicidad de entornos, ya que la introducción a los dispositivos táctiles se hace en el hogar en edades cada día más precoces (¿quién no ha visto todavía uno de los múltiples vídeos en Youtube donde bebés intentan interactuar con revistas en formato papel?).

Por todo el mundo – igual que en España – la tendencia es empezar a conectar con los alumnos a través de dispositivos táctiles desde 1º de Primaria e incluso antes. Siendo previsible una utilización progresivamente menor de formatos tradicionales como sean el libro de texto o el cuaderno, la adaptación y producción de contenidos atractivos para alumnos con creciente necesidad de estímulos visuales e interactivos tendrá que volverse una prioridad.

Seguro parece ser que en el sector tecnológico como en el educativo, social y (a muy corto plazo) laboral, será la Generación Touch dictando los términos.

Parece seguro que tanto en el sector tecnológico, como en los educativo, social y (a muy corto plazo) laboral, será la Generación Touch la que dicte los términos.


Referencias

Tres características de la Generación Touch 

Generation Touch Will Redraw Consumer Tech

The Touch-Screen Generation

The Next Gen: the emergence of ‘Generation Touch’


Fotos: Freepik.com

Newsletter

Inscríbete en nuestra newsletter para enterarte de todas las novedades

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *