4 tendencias en educación y tecnología en 2016

4 tendencias en educación y tecnología en 2016

¿Cuáles son las tendencias que están marcando este 2016? ¿Qué nos falta saber para estar al día en lo que a EdTech se refiere?

Por Miguel García, colaborador de BlinkEdTech

La educación evoluciona a ritmo vertiginoso… casi tan rápido como lo hace el resto del mundo. Vivimos tiempos de permanente cambio, de constante evolución y, sobre todo, de adaptación de los antiguos usos a las nuevas herramientas que brinda la era de las nuevas tecnologías. Son muchos los nuevos dispositivos y formatos que se convierten en aliados de la experiencia educativa y, con ellos, las prácticas que alimentan las fórmulas pasadas para enriquecerlas y darles un nuevo giro. En este contexto, ¿cuáles son las tendencias que están marcando este 2016? ¿Hay grandes novedades que se nos estén escapando? ¿Qué nos falta saber para estar al día en lo que a EdTech se refiere?

Hoy recogemos algunas de las tendencias educativas que se están experimentando este año en todo el mundo, y te acercamos a ellas con unas pequeñas pinceladas sobre su por qué y su contenido.

1. Marketspaces educativos

Este concepto nace en el entorno empresarial para definir un sistema de intercambio electrónico de comunicación digital o virtual, así como de productos. Se ha aplicado tradicionalmente a las compras online, aunque es perfectamente trasladable al mundo de la educación. ¿En qué forma? En la del uso de estos espacios virtuales para compartir información docente de todo tipo, así como para fomentar el trabajo en equipo, el intercambio y la comunicación horizontales. Los marketspaces educativos tienen también mucho que ver con la democratización de la docencia gracias a la tecnología. Es posible facilitar material de todo tipo a un coste mucho más bajo y llegando a lugares insospechados.

2. Educación basada en competencias

La reformulación de las técnicas educativas es un hecho que va muy unido a la aparición de las nuevas tecnologías de la información. Y una de esas nuevas tendencias es sin duda la llamada educación basada en competencias. ¿En qué consiste? La clave está en adaptar la educación a la realidad, es decir, al día a día al que tendrá que hacer frente el estudiante, dejando atrás los modelos en los que el aprendizaje era meramente teórico y muy poco práctico. La educación basada en competencias está relacionada con la productividad, en el sentido de lograr que lo aprendido sea verdaderamente útil. Los expertos creen que en un futuro no muy lejano el uso de esta técnica será el elemento diferenciador para las mejores escuelas, atrayendo a estudiantes que busquen un aprendizaje creativo y orientado a extraer experiencias más realistas.

La educación basada en competencias está relacionada con la productividad, en el sentido de lograr que lo aprendido sea verdaderamente útil

3. Realidad virtual

¿Qué mejor forma de aprender que basándonos en experiencias? La realidad virtual permite acercar a los alumnos todo tipo de situaciones y espacios que antes solo podían verse en fotografías o en vídeo. Hoy en día podemos pasear por Roma, Nueva York o el Amazonas en la misma clase. En este sentido, 2016 es un año decisivo, marcado por la presentación de nuevos productos de realidad virtual aplicada a las aulas. Ello permitirá en mayor medida que cada alumno avance a su ritmo o profundice a su antojo en unas materias u otras. Una buena herramienta para impulsar la curiosidad es sin duda poner en bandeja todo el conocimiento al alcance de nuestros dedos. El siguiente paso es acercar estas tecnologías a la mayoría de la población, un reto que aún se encuentra lejos de cumplirse pero que comienza a ser poco a poco más real.

2016 es un año decisivo, marcado por la presentación de nuevos productos de realidad virtual aplicada a las aulas

4. Análisis de datos

La capacidad de usar los millones de datos que se generan hoy en día de forma predictiva promete hacernos más fuertes y mejorar también el área de la educación. Ello permite a los docentes, entre otras cosas, extraer conclusiones sobre la utilidad de sus propios métodos y adaptarse al alumno en mayor medida, lográndose sin esfuerzo una personalización de la educación que emane de la adecuación del plan de estudios a cada caso concreto. Sin duda, esta es una de las mejores herramientas de futuro que puedan imaginarse: una educación en la que nadie se aburra y en la que, al contrario, existan más y más incentivos al alcance del alumno.

Newsletter

Inscríbete en nuestra newsletter para enterarte de todas las novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *