15 consejos para sobrevivir a un grupo de WhatsApp de padres

15 consejos para sobrevivir a un grupo de WhatsApp de padres

Debido al mal uso que en ocasiones hacemos de la WhatsApp, sus ventajas se difuminan y dan paso al deseo de cancelar la cuenta.

Por Mirian Touzani, redactora en Blink EdTech

Más de mil millones de usuarios utilizan WhatsApp. La aplicación es fácil de usar, nos permite comunicarnos con prácticamente cualquier persona situada en prácticamente cualquier punto del globo y es casi instantánea. Y sin apenas coste. ¡Todo ventajas! O esto es lo que piensas hasta que las notas de voz, los doble check, los mensajes a deshora o los 120 mensajes por grupo se apoderan de tu teléfono y comienzas a acercarte a tu smartphone con cierto temor, preguntándote cómo has acabado ahí y qué hay que hacer para huir.

Más allá de la broma, el potencial de este sistema de mensajería es evidente; pero también lo son sus inconvenientes. En el ámbito educativo, WhatsApp ha encontrado su sitio como canal de comunicación habitual. Sin embargo, debido al mal uso que en ocasiones hacemos de la aplicación, las ventajas se difuminan y dan paso al deseo de cancelar la cuenta.

La aplicación es fácil de usar, nos permite comunicarnos con prácticamente cualquier persona situada en prácticamente cualquier punto del globo y es casi instantánea

¡Pero no os vayáis! Todo es aprender a hacer un uso adecuado de la herramienta. Os dejamos 5 razones por las que merece la pena estar en un grupo de padres y 15 comportamientos que te recomendamos evitar una vez estés dentro.

5 razones por las que te interesa estar en un grupo de WhatsApp de padres

  1. Notificaciones urgentes: si sucede algo importante en el colegio que implique la necesidad de avisar a los padres con carácter urgente, WhatsApp agiliza las comunicaciones al permitir enviar mensajes masivos de una sola vez y de forma prácticamente inmediata.
  1. Selección de un representante: los padres pueden designar un representante encargado de gestionar las comunicaciones con tutores, profesores y dirección del centro. De esta forma, la comunicación se hace más fluida al canalizar los mensajes a través de una misma persona.
  1. Salidas extraescolares y viajes: ese mismo representante puede ser el encargado de estar en contacto con el profesor o profesores a cuyo cargo quedan los alumnos cuando participan en actividades fuera del aula o parten de viaje. Los docentes podrán mantener a los padres informados de, por ejemplo, a qué hora se ha llegado al lugar donde se celebrará la actividad o la hora estimada de regreso.
  1. Tutorías y reuniones: padres y profesores encuentran en WhatsApp un canal rápido y directo para fijar encuentros.
  1. Control del calendario escolar: la app se convierte en una herramienta eficaz a través de la cual compartir, a principio de curso o trimestre, un calendario escolar en el que se marquen periodos vacacionales, actividades culturales o extraescolares, viajes programados, época de exámenes…

15 cosas que debes evitar si estás en un grupo de WhatsApp de padres

  1. Cuestionar al maestro: si tienes alguna queja referente a un profesor, nuestro consejo es que trates el asunto directamente con esa persona y, si el problema persiste, que acudas a la dirección del centro. Si la queja es compartida, el grupo de WhatsApp puede ser una buena herramienta para buscar soluciones, pero no para atacar al docente.
  1. Discutir con otros padres: el grupo no es ni debe ser un campo de batalla. Del mismo modo que los desacuerdos con los docentes deben tratarse con los docentes, los desencuentros con otros padres deben gestionarse de forma privada.
  1. Criticar la conducta de otros niños: la función de un grupo de WhatsApp de padres no es cuestionar el comportamiento de los niños o la educación que reciben por parte de sus padres. De nuevo, estos temas es mejor solucionarlos en privado, acudiendo directamente a los padres.

Los grupos de WhatsApp para padres son una gran herramienta para buscar soluciones

  1. Escribir a cualquier hora: para que otros padres se sientan cómodos en el grupo y no tomen la decisión de abandonarlo, es importante que no sientan la obligación de estar continuamente atentos a los últimos mensajes.
  1. Doble check: participar en el grupo es una decisión opcional y personal. No controles quién ha leído los mensajes y ha preferido no comentar.
  1. Precipitarte: antes de plantear un problema, asegúrate de que el mismo es real, que la información es precisa y correcta, o podrías crear tensiones innecesarias.
  1. Acelerarte: si es otro padre el que plantea una información, contrástala antes de actuar.
  1. Duplicar información: la función principal de un grupo de WhatsApp para padres es contar con un canal comunicativo fluido. Si todos repetís la misma información sin comprobar que otro padre la ha compartido antes, el canal se saturará y dejará de ser útil.

No difundas información si no es estas seguro de su veracidad o exactitud

  1. Crear grupos paralelos: entendemos que puedes tener más afinidad con unos padres que con otros, pero duplicar grupos es tan poco útil como duplicar información. Al final lo más probable es que recibas las mismas noticias de ambos grupos y que te acabes deseando salir de los dos.
  1. Sobrecargar el grupo: demasiada gente es multitud. Nuestro consejo es que, siempre que sea posible, sea un solo padre el que esté en el grupo. ¿Qué sentido tiene que estéis los dos si uno puede informar al otro?
  1. Sección de objetos perdidos: los niños pierden muchas cosas en el colegio. Recuerda, no quieres saturar el canal.
  1. Hacer los deberes de forma conjunta: somos partidarios del trabajo en equipo, y estamos a favor de que los niños se organicen en grupos de estudio y se ayuden unos a otros, pero WhatsApp quizá no sea la mejor forma de hacerlo. Si tu hijo no sabe hacer un ejercicio y tú no puedes ayudarle, no busques la respuesta en WhatsApp. La función de os deberes es, precisamente, mantener un control sobre la evolución y rendimiento de los alumnos. Si el niño no sabe hacerlo, no pasa nada. Lo mejor que podéis hacer es decírselo al profesor para que sea consciente de dónde falla el alumno y qué debe hacer para ayudarle a mejorar.

No satures el grupo con información duplicada

  1. Convertir el grupo en un calendario: la única persona responsable de mantener un control sobre fechas de exámenes, entrega de ejercicios y elaboración de trabajos debe ser tu hijo. Es una de sus responsabilidades como alumno. Y sí se deja la agenda, tampoco es tu función encontrar a alguien que te indique las tareas que debe llevar hechas al día siguiente. Los niños deben aprender a buscar soluciones. Seguro que tiene a algún amigo a quien pueda preguntar.
  1. Utilizar el grupo para fines diferentes de los escolares: no envíes vídeos. No envíes memes. No envíes imágenes de gatitos.
  1. Mantener conversaciones personales: si quieres hablar con otro padre, la mejor forma de evitar que otros miembros acaben huyendo del grupo es abriendo un chat privado.

 


Referencias

Fotografía propiedad de Viktor Hanacek

Newsletter

Inscríbete en nuestra newsletter para enterarte de todas las novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *